La experiencia de usuario (UX) y la interfaz de usuario (UI) en el e-commerce

Un punto clave para tener éxito en el mundo del comercio digital, es la experiencia de usuario o UX (por sus siglas en inglés -User eXperience). Este concepto hace referencia a los sentimientos o sensaciones percibidas por los clientes cuando navegan o compran a través de Internet. De la mano de la experiencia de usuario, tenemos la UI o Interfaz de Usuario (User Interface en inglés), que se refiere a todos los elementos de la web que permiten al usuario interactuar con ella de forma efectiva. Podría entenderse como la suma de la arquitectura de la información presentada en la página + los elementos visuales + los patrones de interacción disponibles.

En resumen, la experiencia de usuario sería lo que nos hace sentir una marca o producto con el que estamos interactuando, mientras que la interfaz del usuario sería la capa visual de colores, texturas, formas y elementos.

Ahora vamos a ver en mayor detalle estos 2 conceptos.

La UX o User experience

Para tener una buena experiencia de usuario, nuestra web debe contar con una mezcla de interacciones simples y claras, feedback y tiempos de respuesta del sistema rápidos, una presentación atractiva del producto, y un método y flujo de pago sencillo, principalmente.

Así, a la hora de diseñar la página web de tu comercio online, ya sea para ordenador, tableta o móvil, o a la hora de lanzar tu propia app de venta, deberías tener en cuenta los siguientes aspectos para conseguir una buena experiencia de usuario:

1. Utilidad

El objetivo último de la web o app es ofrecer un servicio o producto y conseguir venderlo a un público.

2. Usabilidad

El camino que sigue el cliente desde que entra en la web hasta que finaliza la compra (o incluso después de esta, cuando busca asesoramiento, o solución a un problema que ha surgido, por ejemplo, con un envío), debe ser claro y fácil, sin clicks innecesarios, ni menús gigantes, ni tiempo perdido en cargar una página rebosante de contenido innecesario, ni cosas por el estilo.

3. Accesibilidad

También hay que poner atención en crear un diseño atractivo pero efectivo, que permita el acceso y uso de la página a una diversidad de usuarios, como, por ejemplo, personas disléxicas o con dificultades para ver ciertas tonalidades de color…

4. Deseabilidad

Para conseguir así que el cliente se sienta bien durante todo el recorrido y quiera volver a visitar nuestra web.

Generar una buena experiencia de usuario se verá reflejado en un aumento de las ventas, pero para ello debemos tener siempre en mente que los clientes buscan interfaces más rápidas, sencillas y más cómodas de forma que decidan comprar online en lugar de ir a una tienda física.

En concreto, lo que definirá la experiencia del usuario en nuestra página web, será la facilidad y simplicidad con la que el cliente pueda saber cosas como las siguientes:

  • Cómo se llama la marca o tienda que está visitando.

  • Cuál es la página en la que se encuentra.

  • Dónde están los menús con los que puede interactuar.

  • Dónde aparecen las pestañas para acceder a diferentes páginas del sitio web, como el catálogo o el blog.

  • Dónde están las opciones de búsqueda y otros filtros.

  • Dónde se muestra la información sobre el producto.

  • Dónde y cómo aparecen las opciones de un producto (si está disponible en diferentes tamaños, colores, diseños…).

  • Cómo puede realizar el pago para comprar un producto.

  • Cómo puede guardar un producto para verlo o comprarlo más tarde.

  • Cómo puede contactar con el vendedor.

  • Dónde y cómo puede ver valoraciones de otros usuarios, comentarios y opiniones.

La UI o Interfaz de Usuario

Un punto esencial para conseguir una buena experiencia de usuario, es tener una buena interfaz en nuestra página web o app. Necesitamos que sea atractiva y muy visual, pero a la vez funcional y sencilla. Algunos de los aspectos más destacados que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar nuestra interfaz de usuario son:

1. Los colores

Frecuentemente se utiliza una gama cromática no estridente, que concuerde con las tonalidades de la marca o del logotipo, y que sea atractiva para el consumidor. Existe todo un mundo detrás de la psicología del color, que te animo a descubrir y probar por ti mism@.

2. El estilo de la web

Debe ser acorde a la naturaleza de los productos que ofreces, por ejemplo, estilos más angulosos, colores metálicos, etc., para un taller de coches, o formas más redondeadas y colores claros para una tienda de productos para bebés. Los clientes deben reconocer por el estilo de la web el tipo de producto que vendes.

3. Jerarquía visual

De modo que los usuarios distingan las zonas con las que pueden interactuar, con resaltados, o cambios de color, etc.

4. Harmonía

Esta es la norma general por la que te debes guiar. La página web o app deben ser armónicas, sin zonas recargadas o demasiado resaltadas de modo que opaquen el resto del contenido; pero tampoco debe ser plana, con todos los elementos al mismo nivel de relevancia. Conseguir un equilibrio de todos los elementos visuales y de la estructura de la información que presentas es clave para alcanzar una buena interfaz de usuario, y mejorar así la experiencia de los clientes.

 

Y ahora dime, ¿qué te ha parecido este post? ¿Conocías el significado y la importancia de la UX y la UI?

1 comentario en “La experiencia de usuario (UX) y la interfaz de usuario (UI) en el e-commerce”

  1. Pingback: El Neuromarketing aplicado al e-commerce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *